4motions VW

4Motion: qué es y cómo funciona

4Motion: qué es y cómo funciona

Que las compañías de coches crean términos para darle un toque más atractivo a sus nuevas funcionalidades es algo totalmente normal. Por eso, si alguna vez te topas con la palabra 4Motion de Volkswagen probablemente tengas que indagar un poco más…

Volkswagen ha denominado así al sistema de tracción total con el que están dotados algunos modelos de la marca. Por eso en este artículo te contaremos absolutamente todo sobre el sistema de tracción a las cuatro ruedas más innovador del mercado.

 

¿Qué es 4Motion de Volkswagen?

4Motion de Volkswagen

Fue allá por los años 80 cuando Volkswagen comenzó a desarrollar este sistema de tracción 4x4 que actualmente montan muchos de sus modelos. El primero de ellos fue el Passat Variant Tetra, aunque en esa época el sistema se llamaba Syncro.

Con 4Motion es muy fácil maniobrar, puesto que da una sensación de control sobre el vehículo bastante completa. De hecho, con este sistema de tracción integral se puede disfrutar de una estabilidad única incluso con viento lateral.

¿Cómo funciona el sistema 4Motion de Volkswagen?

Esta tecnología es ideal para conducir por superficies irregulares o deslizantes (lo que provoca que las ruedas giren a diferentes velocidades), ya que su sistema diferencial redistribuye la potencia del motor, compensando la diferencia de revoluciones entre ambos ejes, para equilibrar los pares de tracción y que cada rueda consiga la tracción necesaria.

Gracias a su diferencial distribuidor, que controla continuamente la capacidad de tracción de las ruedas, el sistema sabe cuándo enviar más energía a una u otra rueda. Si una no tiene el agarre suficiente, distribuye de forma automática la potencia para compensarla a través de un sistema multiembrague que conecta los dos ejes instantáneamente.

Ventajas del sistema de tracción integral 4Motion

Volkswagen Nivus 2020

Ponerse a los mandos de un coche de Volkswagen equipado con el sistema de tracción a las 4 ruedas es sinónimo de disfrutar de ciertas ventajas que otros vehículos de tracción delantera o trasera no tienen:

1. Mejora la aceleración del coche

De manera general, tan solo se usan las ruedas delanteras para acelerar. No obstante, el sistema 4Motion activa las traseras para disponer de toda la potencia en la salida en caso de necesitarlo.

2. Permite trazar curvas más cerradas

A quienes les gusten las curvas… ¡están de enhorabuena! Con este sistema de tracción integral se pueden trazar con el máximo control. Y es que en cada giro las ruedas exteriores tienen un mayor recorrido que las interiores. Así, se adapta la velocidad de cada rueda para optimizar el agarre y evitar derrapes.

3. Da más seguridad al volante

Además de potencia, la tranquilidad de tener el control en todo momento no tiene precio. Esta tecnología reacciona inmediatamente al detectar algún resbalamiento para minimizar la posibilidad de pérdida de adherencia cuando se redistribuye la potencia. De esta forma, el desgaste en los neumáticos es más uniforme.

¿Qué modelos ofrecen el sistema de tracción total de Volkswagen?

Aunque el sistema 4Motion de Volkswagen ha sido diseñado con el mundo off road en mente, hay que tener en cuenta que esta tecnología no convierte mágicamente al coche en un auténtico todoterreno.

Sea como fuere, muchos de los modelos de la firma tienen el motor situado transversalmente, así que cuentan con el embrague Haldex. Esto quiere decir que la mayor parte del tiempo la potencia se distribuye en las ruedas delanteras y se reparte de modo instantáneo a las demás si hubiera alguna pérdida de tracción.

4Motion suele estar disponible en modelos potentes como el T-Roc, el Tiguan, el Tiguan Allspace, el Touareg, el Arteon o el Golf, entre otros. De hecho, todas las versiones R de estos modelos incluyen esta tecnología.

El caso del Tiguan es especial, puesto que gracias a 4Motion Active Control es posible escoger el modo que se adapta mejor a la conducción: On-road, Off-road, Snow o Individual para configuraciones personalizadas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el Touareg es el único modelo de Volkswagen cuyo motor está en posición longitudinal. De esta forma, la tracción se reajusta siempre para mejorar el control, reducir el consumo y permitir un cambio de marchas automáticas perfecto.

4Motion: el sistema de tracción 4x4 definitivo

4Motion no es solo la potencia de una gama de modelos, sino una auténtica experiencia al volante. Da igual cómo sea tu Volkswagen: con este sistema de tracción integral a las 4 ruedas se puede sentir en primera persona la adrenalina de conducir un 4x4.

¡Otros artículos interesantes!

Texto legal de Volkswagen

  • Potencia máxima calculada de acuerdo con UN-GTR.21, que se logra durante máximo 30 segundos. La potencia disponible en la situación de conducción individual depende de varios factores como la temperatura exterior, carga, acondicionamiento del vehículo, envejecimiento, físico de la batería de alto voltaje. La disponibilidad de potencia máxima requiere una temperatura de la batería de alto voltaje de entre 23 y 50°C y carga de la batería > 88%. Desvíos en estas condiciones pueden llevar a reducir el rendimiento. La temperatura de la batería, puede hasta cierto punto, estar influenciada indirectamente por la función del aire acondicionado. El estado de carga se puede configurar en el vehículo, entre otras funciones. La potencia actual disponible se muestra en el display de potencia en el Digital Cockpit del vehículo de Volkswagen. Para preservar la capacidad útil de la batería de alto voltaje lo mejor posible, se recomienda configurar la carga al 80% para el uso diario (que puede cambiarse al 100% antes de trayectos de distancias largas, por ejemplo).
  • Autonomía determinado según el procedimiento de prueba armonizado mundialmente para vehículos y automóviles comerciales ligeros (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure, WLTP) para la autonomía más favorable de equipamiento de cada modelo respectivamente. Los valores reales de la autonomía WLTP pueden variar en función del equipamiento. La autonomía real difiere en la práctica según el estilo de conducción, la velocidad, el confort de los pasajeros, la temperatura exterior, el número de pasajeros, la carga y la topografía.