Viajar con perro en coche
Viajar con perro en coche
Viajar con perro en coche
Viajar con perro en coche

Cómo viajar con un perro en coche de manera segura

Cómo viajar con un perro en coche de manera segura

¿Sabes cómo se debe viajar con un perro en coche? ¿Estás al día de la normativa vigente? ¿Conoces los accesorios indispensables para viajar en coche con una mascota?

Sin duda, el coche es uno de los mejores transportes para viajar con animales, no solo por ser cómodo, sino porque se puede llegar a cualquier lugar y no hay limitación de peso.

Por eso, en este artículo veremos qué legislación existe en la actualidad, los accesorios imprescindibles y algunas recomendaciones de profesionales.

Normativa de tráfico para viajar con un perro en coche

Hay que tener en cuenta ciertas regulaciones oficiales a la hora de viajar con una mascota en coche.

Tanto la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad VialOpens an external link (en su artículo 13, apartado 2) como el Reglamento General de CirculaciónOpens an external link (en su artículo 18, apartado 1) establecen lo siguiente:

"El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos."

De acuerdo con Franciso de las Alas-Pumariño-Linde, jefe de la Unidad de Normativa de la DGT (Dirección General de Tráfico), en respuesta a una consulta del portal especializado Turismo CaninoOpens an external link:

"Una solución generalmente apropiada para evitar transferencias entre conductor y animales, sin que ello sea obligatorio, sería la colocación de una red o malla de separación entre los asientos delanteros y traseros para ubicar en estos últimos el animal o animales. En el caso de objetos, como podría ser una jaula con un animal, estos deberán ir adecuadamente amarrados de manera que no puedan resultar proyectados en caso de frenazo o accidente, causando lesiones a los ocupantes del vehículo o a otros usuarios."

3 sistemas de retención para el transporte de tu mascota en coche

¿Sabías que en un choque frontal a unos 50 km/h los perros que no vayan sujetos pueden multiplicar hasta 50 veces su propio peso? En otras palabras, un animal de 15 kg puede rebasar sobradamente la media tonelada… De ahí la importancia de que estén bien sujetos.

La Revista Tráfico y Seguridad VialOpens an external link publicó un artículo, basado en un informe del RACEOpens an external link (Real Automóvil Club de España), sobre el modo más seguro de viajar con un perro en coche en función de la talla o peso del animal. Estos son los accesorios más comunes:

1. Arnés

Los arneses sujetan a los perros con el cinturón de seguridad (hay que tener en cuenta su longitud) o los sistemas Isofix para anclaje de sillitas de bebé. Y es que los correajes que se enganchan al collar del animal no le retienen y son un riesgo para los ocupantes.

2. Transportín

Los transportines son una de las formas más seguras de transportar mascotas en coche. En el caso de los perros grandes, han de ir ubicados en el maletero lo más pegados posible del respaldo y transversalmente a la dirección de la marcha.

Para perros pequeños, han de ir colocados en el habitáculo, concretamente en el suelo detrás de los asientos delanteros y jamás en los asientos sujetos por cinturones de seguridad, puesto que la mascota podría salir despedida.

3. Rejilla divisoria

Las redes separadoras permiten habilitar el maletero para el transporte de perros de gran tamaño en coches con portón trasero o familiares. Se debe tener en cuenta la estabilidad de los respaldos de los asientos y del montaje de la rejilla. Las más seguras son las que van montadas desde el techo del vehículo al suelo y que cumplen las normas DIN 75410-2.

7 consejos para viajar seguro con un perro en coche

Los animales también pueden pasarlo mal si viajan en coche. Las siguientes recomendaciones te ayudarán a cuidar de tu mascota:

¿A tu perro no le gusta viajar sujeto?

Deberás acostumbrarlo usando premios y caricias que refuercen una buena conducta porque viajar correctamente protegido es innegociable.

¿Es propenso a marearse?

En caso afirmativo, antes de empezar un viaje en coche visita a un veterinario para que te recomiende algún tranquilizante o medicamento.

¿Qué alimentos debe tomar?

Para prevenir problemas gástricos es recomendable adaptar gradualmente su alimentación los días previos.

Tu perro también necesita descansar

A tu mascota también le cansan los viajes: estar parado sin moverse, el calor… Por eso, se aconseja que les dé aire fuera del coche cada dos horas de viaje como máximo, beber agua fresca, comer, etc.

Cuando le saques del coche hay que prestar atención para evitar que salga corriendo y cause algún incidente. Pasea con tu perro atado, a menos que haya alguna zona de descanso apropiada.

Cuidado con los golpes de calor dentro del vehículo

Nunca hay que dejar a un perro dentro del coche... y mucho menos en verano. Si el habitáculo alcanza los 40 grados, el animal podría sufrir mareos y perder la conciencia. Y es que los perros no refrigeran su cuerpo como los humanos.

Incluye a tu perro en un seguro de viaje

Si no quieres llevarte un disgusto, cerciórate de que tu mascota esté incluida en el seguro de viaje que contrates.

¿Viajas dentro de la Unión Europea?

Si es así, asegúrate de que tu perro cumple lo siguiente:

  • Lleva microchip.
  • Está vacunado contra la rabia.
  • Está tratado contra el Echinococcus multilocularis (solo para Finlandia, Irlanda y Malta).
  • Tiene el Pasaporte para Animales de Compañía.
  • Viaja con su dueño.

Como habrás podido comprobar, viajar con un perro en coche de forma segura no es nada complicado. Tan solo has de utilizar uno de los tres modos: arnés, transportín o rejilla divisoria. Y, por supuesto, seguir las recomendaciones anteriores.

También te puede interesar