Correa de distribucion VW
Correa de distribucion VW
Correa de distribucion VW
Correa de distribucion VW

Cuándo se cambia la correa de distribución de un coche Volkswagen

Cuándo se cambia la correa de distribución de un coche Volkswagen

  1. Cuándo se cambia la correa de distribución de un coche Volkswagen

Que la correa de distribución de un coche es una bomba de relojería es algo bien sabido. Un fallo en la misma puede llegar a provocar una avería muy costosa o, incluso, irreparable. Saber cuándo cambiar la correa de distribución de un Volkswagen es muy importante.

Al igual que otros componentes del vehículo como el embrague, la correa de distribución necesita ser reemplazada con el paso del tiempo y los kilómetros. Sin duda, es una de las averías más comunes que sufren los coches. Veamos qué es y cuándo cambiarla.

 

¿Qué es la correa de distribución y cómo funciona?

La correa de distribución es un elemento de material neumático cuyo objetivo es sincronizar la rotación del cigüeñal y el árbol de levas (aunque a veces también acciona otros componentes como la bomba del agua o la servodirección), responsable de la apertura y el cierre de las válvulas de admisión y escape de cada cilindro.

¿Por qué hay que revisar y sustituir la correa de distribución?

Sin la tensión suficiente, la correa dentada podría saltar o romperse y las válvulas podrían abrirse en un momento erróneo, afectando directamente a los pistones. Así, tan solo habría que cambiar la válvula y la cabeza del cilindro, pero si la suerte no acompaña podría haber que cambiar todo el motor. Y, lógicamente, el coste sería muy elevado.

Cambiar correa de distribución

Cómo saber cuándo cambiar la correa de distribución

Es casi imposible saber exactamente cuánto dura una correa de distribución Volkswagen, puesto que dependerá del modelo, el motor y el estilo de conducción empleado. Hay que tener en cuenta dos factores:

  • Cambio por kilometraje: una correa de distribución puede durar, técnicamente, de por vida según el estilo de conducción. Aún así, es muy importante saber los intervalos de reemplazo consultando el libro de mantenimiento, sobre todo si el vehículo realiza muchas distancias cortas o si ha recorrido más de 120.000 km.
  • Cambio por tiempo: es posible que si el coche está parado frecuentemente no se llegue al kilometraje indicado por el fabricante para sustituir la correa de distribución. Generalmente, lo ideal es cambiar la correa dentada cada 5 años.

Asimismo, es importante considerar otros puntos clave:

  • Conducción urbana: si conduces por ciudad, lo idóneo es rebajar en un 20-25% la estimación de kilómetros dada por el fabricante. Por ejemplo, si se recomienda cambiar la correa cada 100.000 km, pero te mueves por entornos urbanos, lo lógico sería a los 75.000-80.000 km.
  • Conducción por autopistas: si, por el contrario, te mueves por autopistas o por carretera con marchas largas, la estimación es más exacta. Y es que usar la 5º o la 6º mucho tiempo ayuda a alargar la vida de la correa de distribución a un kilometraje más cercano al proporcionado por el fabricante.
  • Temperatura y ambiente: cambiar la correa de distribución sucederá antes o después según las condiciones climáticas del lugar en el que te muevas. Por ejemplo, el frío, el calor, el nivel de polvo o la humedad afectan a este elemento. Si vives en algún sitio muy frío o muy cálido, hay que rebajar en un 20-25% la estimación del fabricante.

Además, es muy raro que la correa de distribución se rompa “por sorpresa”, sin antes haber dado señales de mal funcionamiento como los siguientes:

  • Ruidos extraños: cada coche tiene su propia gama de sonidos que solo el conductor habitual conoce. Si no reconoces alguno es posible que la correa de distribución esté fallando.
  • Vibraciones raras: asimismo, si notas que el coche va dando tirones al circular, quizá la correa esté desgastada.
  • Dificultad al arrancar: si te cuesta poner en marcha el vehículo, es posible que sea causado por la correa.
  • Humo excesivo por el tubo de escape: casi todos los coches actuales no emiten gases visibles, por lo que si ves que tu vehículo expulsa humo podría ser un síntoma de que la correa de distribución no está funcionando adecuadamente.

Y es que casi siempre es un problema evitable si el vehículo recibe el mantenimiento adecuado. Sea como fuere, es aconsejable seguir un plan de mantenimiento del vehículo y consultar al servicio oficial en caso de dudas.

 

correa de distribución volkswagen

¿Puedo cambiar la correa de distribución por mi cuenta?

Hay que tener en cuenta que una mala instalación de la correa dentada podría destrozar el motor, por lo que se recomienda que solamente un experto haga el proceso. Así, lo mejor es acudir a cualquier taller de la red de Volkswagen Canarias para que nuestros mecánicos se hagan cargo.

Y es que si esta operación la realiza alguien sin experiencia certificada podría conllevar en el desmontaje del motor, con los correspondientes riesgos si no se tienen los conocimientos de mecánica adecuados.

Además, los talleres no oficiales suelen tener un grado de especialización menor al afrontar un alto volumen de vehículos de distintas marcas. Esto resulta en un tiempo de espera mayor para el cliente.

En definitiva, cambiar la correa de distribución es un proceso que hay que realizar cada cierto tiempo o kilometraje si no queremos que el motor se vea afectado. Solamente un mecánico experto de Volkswagen debería realizar el cambio de la misma.

 

Your browser is outdated!

Please get a decent browser here or there