Control de crucero adaptativo VW
Control de crucero adaptativo VW
Control de crucero adaptativo VW
Control de crucero adaptativo VW

¿Cómo funciona el control de crucero adaptativo?

¿Cómo funciona el control de crucero adaptativo?

  1. Control de Crucero Adaptativo - Sistema de Ayuda ACC

En los últimos años las marcas de coches han ido incorporando numerosos sistemas tecnológicos de ayuda a la conducción. Entre todos ellos, uno de los más útiles es el control de crucero adaptativo.

Si hace unos años con esta tecnología solo se podía mantener una velocidad fija, con el ACC (Advanced Cruise Control por sus siglas en inglés) es posible aumentarla o reducirla dependiendo del flujo del tráfico.

A continuación veremos exactamente qué es, cómo funciona, qué ventajas tiene y cómo sacarle el máximo partido a este asistente que se adapta al tráfico que rodea al vehículo. ¿Qué te parece si empezamos?

 

¿Qué es el control de crucero adaptativo de Volkswagen?

El ACC (también conocido como control de velocidad adaptativo, control de crucero inteligente o control de crucero con radar dinámico) es un sistema de control de velocidad para coches que ajusta automáticamente la velocidad vehicular para mantener una distancia de seguridad con los automóviles situados delante.

Este sistema, además de mantener una velocidad programada, también detecta si hay vehículos delante que circulan a menos velocidad, reduciéndose en caso necesario para recuperarla al desaparecer el obstáculo.

Este aporte tecnológico mejora la seguridad y disminuye la fatiga en largos viajes. Asimismo, en la actualidad en muchos coches el ACC es capaz de detener el coche y reiniciar el movimiento solo, siendo un gran aliado en los aburridos atascos.

 

¿Cómo funciona el ACC?

El sistema ACC consta de diferentes componentes intercomunicados:

  • Módulo ACC: incluye el radar frontal, procesa la información de otros automóviles ubicados delante y envía dicha información a otros componentes.
  • Módulo de control de motor: recibe los datos del módulo ACC y controla la velocidad mediante el acelerador.
  • Módulo de control de frenos: determina la velocidad con sensores instalados en las ruedas, accionándolos si lo pide el módulo ACC.
  • Panel de instrumentos: procesa la información de velocidad de crucero y la envía al módulo ACC y al módulo de control de motor.

El ACC se activa a partir de los 0 km/h (función Stop & Go) en los vehículos que cuentan con transmisión automática y a partir de los 30 km/h en los automóviles que incorporan transmisión manual.

Control de crucero adaptativo

Ventajas del control de crucero adaptativo

El control de velocidad adaptativo ayuda sobremanera a la conducción. Algunos de sus pros son los siguientes:

  • Conducción más eficiente si se respetan las normas y se es cuidadoso con el acelerador.
  • Conducción más relajada y cómoda al controlar la velocidad en todo momento.
  • Es muy útil en viajes largos, ya que reduce el cansancio de las piernas pudiendo relajar el pie del acelerador.
  • Se respetan los límites de velocidad, lo que evita infracciones.
  • Se mantiene la distancia de seguridad, un aspecto importante para evitar accidentes.

¿Cómo se desactiva el ACC?

Generalmente, para desactivar este sistema de ayuda a la conducción tan solo hay que pulsar el correspondiente botón del volante. Además, también deja de funcionar si se toca el pedal de freno (en el caso de los vehículos automáticos) o si se pisa el embrague (en los automóviles manuales). Asimismo, si por alguna razón hay que acelerar más, solo hay que apretar el acelerador.

¿Cuándo es recomendable utilizar el control de velocidad adaptativo?

Es normal que las primeras veces que se use el ACC no se esté cómodo o se tenga algo de miedo, pero una vez se utiliza son todo ventajas. No obstante, hay que saber cuándo usarlo.

Con buena visibilidad

Técnicamente, el sistema puede utilizarse en todo tipo de condiciones. Sin embargo, el sentido común sugiere no usarlo de noche, con niebla, con lluvia, etc.

A velocidades responsables

A pesar de que el límite de velocidad máximo en España es de 120 km/h, a veces dicha velocidad se supera. En estos casos el sistema recorrerá más metros para desactivarse, afectando a la seguridad.

En vías de poco tráfico

Es aconsejable regular el controlador de velocidad en vías rápidas (como autopistas y autovías) en situaciones de poco tráfico. Es en estos casos cuando más partido se puede sacar del mismo, por lo que no habrá que desactivarlo y variar la velocidad continuamente. Además, al mantener una velocidad estable, se puede ahorrar combustible.

 

Control de velocidad adaptativo

¿Cuándo se aconseja no usar el control de crucero adaptativo?

Hay situaciones en las que no se recomienda utilizar el ACC. En todas hay que aplicar la lógica.

Condiciones climáticas adversas

Si las condiciones meteorológicas son complicadas es mejor no utilizar el sistema de control de velocidad adaptativo, como mencionamos anteriormente.

Carreteras con muchas curvas

No tiene sentido utilizar el ACC si se conduce por una carretera en la que hay que acelerar y frenar continuamente. Además, la visibilidad en estos casos es reducida por las curvas.

Con mucho tráfico

No se recomienda utilizar el ACC al conducir por carreteras rápidas o por vías de doble sentido con bastante tráfico. ¿El motivo? Los cambios frecuentes de ritmo, los cambios de carril o los adelantamientos son imprevistos que afectan a la agilidad a la hora de circular.

Por contra, hay modelos con transmisión automática en los que esta función actúa en situaciones de atascos. Y es que al circular a muy baja velocidad, el sistema mantiene perfectamente la distancia de seguridad y detiene y reanuda la marcha del vehículo automáticamente.

Por ciudad

Tal y como sucede en el caso anterior, la circulación por ciudad cuenta con muchos imprevistos que afectan al ACC: cambios de marcha, cambios de carril inesperados sin intermitente, peatones que cruzan de repente, etc. En estos casos es mejor no usarlo.

Travel Assist, la evolución del ACC de Volkswagen

Hoy en día, la tecnología evoluciona a pasos agigantados y prueba de ello es el nuevo paso que ha dado la marca alemana con el Travel Assist. El modelo afortunado es el Volkswagen Passat, que incorpora este asistente de viaje que permite conducir de forma semiautónoma combinando el Lane Assist (sistema de mantenimiento de carril) y el ACC predictivo.

Este novedoso adelanto tecnológico forma parte de un paquete de asistentes de seguridad mucho más completo, que promete hacer la conducción un poco más segura y práctica. De hecho, incluye también monitorización de peatones, Trailer Assist para remolques y un sistema que detiene el vehículo si el conductor se encuentra indispuesto. 

En definitiva, aunque la conducción 100% autónoma todavía no es una realidad en nuestras carreteras, tanto el Travel Assist como el control de crucero adaptativo es una de las ayudas electrónicas que contribuirán enormemente a ello. Pero conviene recordar siempre que este sistema está diseñado para ayudar al conductor y no para conducir por sí mismo.

 

Your browser is outdated!

Please get a decent browser here or there